Si nunca te has parado a definir en detalle qué es el SEO y cómo funciona esto de posicionar tu web en los motores de búsqueda, es normal que te hagas preguntas desesperadas del tipo ¡¿qué tengo que hacer, Google?!

Pero tranquilidad, porque, aunque ahora mismo todo esto te parezca más complicado que resolver una ecuación de quinto grado, te aseguro que es mucho más sencillo. Solo necesitas conocer cómo funciona el posicionamiento SEO y aplicar sus principios más básicos.

En este post vas a encontrar una explicación detallada y paso a paso sobre este tema.

Empezaré definiendo qué es el SEO, continuaré hablando sobre cómo funciona el SEO en Google y terminaré presentándote a los profesionales que ponen en práctica sus técnicas. Te hablaré de sus funciones y sobre el impacto que tienen en un negocio. ¡Arranquemos!

¿Qué es el SEO o posicionamiento en buscadores?

Si tienes una web o un blog, seguro que más de una vez has realizado una búsqueda en Google utilizando uno de los términos de búsqueda que has trabajado y has cruzado los dedos para que fueran tus contenidos los que salieran en la primera página.

Siento decirte que esto no funciona así. Aquí no entran en juego el azar, cruzar los dedos, ni ninguna otra estrategia para atraer a la suerte. Lo que realmente hace que tu sitio web aparezca en las primeras posiciones de Google, es el SEO.

Pero ¿sabes qué es el posicionamiento SEO en Google?

De forma muy resumida, se podría decir que es el conjunto de técnicas que se aplican en torno a una web o blog para que los buscadores la detecten, la puntúen y le asignen una posición.

Esta posición no es estática. Sino que es algo que a largo plazo y con trabajo constante puede continuar avanzando hacia puestos más favorables.

El principal motivo por el que todos quieren estar en las primeras posiciones es por visibilidad y prestigio. Y es que como podrás comprender, es más fácil que un usuario encuentre tus contenidos si aparecen en la primera página de Google, que si lo hace en la número 25.

De hecho, no es sólo por eso, sino que además es rentable. Es decir, según estudios de datos estadísticos sobre E-commerces, en torno al 60 % de las ventas online se le atribuye a este canal, al SEO.

Y, además, ofrece mejor imagen ante los usuarios. Aparecer entre las 5 primeras posiciones de la página de resultados implica autoridad y mejor imagen de marca.

¿Qué significa SEO en español?

SEO son las siglas de Search Engine Optimization. Y para saber qué significa SEO en español, basta con traducir estas tres palabras. ¿El resultado? Optimización para Motores de Búsqueda.

Lo vas a poder encontrar también como posicionamiento en buscadores o en Google, posicionamiento web, orgánico, natural…

Pero sea cual sea el caso, el objetivo es el mismo: alcanzar la visibilidad y reputación de la que te hablaba arriba.

Ejemplos SEO y SEM: ¿Son lo mismo?

Dato importante: Las definiciones que se especifican a continuación son convenciones del sector, ya que SEM es Marketing en motores de búsqueda y engloba tanto al SEO como al tráfico de pago en buscadores. Es por estas convenciones que las defino de manera diferente, ya que en la actualidad y de manera global se entiende al SEM como optimización de campañas de pago en buscadores y no como Marketing en Motores de Búsqueda.

La anterior es la definición de SEO más básica y simple que puedes encontrar. Sin embargo, si ahondamos un poco más podemos especificar que es la disciplina que incluye todas las acciones que tienen como objetivo mejorar el posicionamiento en buscadores para incrementar el tráfico de un blog o web.

Este tipo de tráfico, que se le conoce como orgánico, se diferencia del tráfico de pago en que las visitas que llegan proceden de fuentes naturales. Es decir, es el que se origina cuando alguien realiza una búsqueda en Google y hace clic en tus enlaces.

Por contra, el tráfico de pago es aquel que procede de anuncios publicitarios de diferentes plataformas. Normalmente se usan redes sociales como Facebook, Instagram o Linkedin, y la herramienta Google Ads.

Los anuncios que proceden de esta última son los que encajan dentro de una estrategia SEM.

SEM son las siglas de Search Engine Marketing y su objetivo es conseguir lo mismo que el SEO, aparecer en los primeros puestos del buscador y lograr visibilidad y prestigio, pero a base de campañas de publicidad pagadas en Google.

Para que entiendas bien la diferencia, el SEO sería esa planta que cuidas día a día, desde que plantaste la semilla, para que crezca y se convierta en un árbol robusto y vigoroso. Y el SEM se correspondería con la acción de comprar ya el árbol crecido.

El resultado es el mismo, pero el camino para conseguirlo no. Con el SEO necesitas tiempo, ser constante e invertir esfuerzos. Y con el SEM necesitas crear campañas y pagar el precio de los anuncios.

Otra diferencia entre ambos es que los resultados del primero se obtienen a largo plazo, pero se mantienen en el tiempo, es decir mantienes tu posición en Google. Y los del segundo, se obtienen de forma inmediata, pero en cuanto se desactivan las campañas dejas de aparecer en la primera página.

Con estos ejemplos sobre SEO y SEM lo podrás entender mejor.

Al introducir el término de búsqueda “mochilas para ordenador”, he obtenido estos resultados:

busqueda 1

busqueda 2

Como ves, los primeros se corresponden con anuncios. Incluso los que aparecen en el lado derecho de la página. Estos proceden de aplicar una estrategia SEM.

Y a continuación aparecen los sitios que están posicionados para las palabras “mochilas para ordenador”.

busqueda 3

busqueda 4

Estos últimos son los que permanecerán en esas posiciones. Los resultados anteriores desaparecerán cuando el dueño desactive las campañas de publicidad.

¿Entiendes bien la diferencia?

¿Y qué es el contenido SEO o SEO Content?

Sobre este punto también se suele hablar mucho en este sector, pero ¿qué es el contenido SEO? Está muy relacionado con el llamado marketing de contenidos, es decir con la creación estratégica de posts para blogs o webs.

Y digo creación estratégica porque, para que realmente ayuden a la optimización en buscadores, es necesario que se redacten y publiquen siguiendo la directrices del SEO.

La que especialmente afecta al contenido en sí es el uso de palabras clave o keywords. Y es que para posicionar una página web en buscadores es necesario, previamente, realizar un estudio sobre cuáles son las palabras que más están buscando los usuarios en Google.

Como resultado obtendrás un listado completo de todas ellas e imagínate el valor de estos datos. Con ellos podrás crear contenidos relacionados y acertar en la diana de los intereses de tu público objetivo.

Y, además, usando dichos términos de forma correcta, podrás mejorar tu posicionamiento en buscadores. Lo que tendrás que hacer, en líneas generales, para ello es repetir tu palabra clave relacionadas a lo largo del contenido SEO, así como añadirlas en el título y subtítulos de este. (Aunque en realidad es un poco más complejo).

Otro factor a tener en cuenta en la creación del propio contenido es la calidad del mismo. Google también puntúa más alto aquellos que ofrecen valor real, que están pensados en satisfacer las necesidades del usuario y que no están copiados.

¿Cómo funciona el SEO?

Para que entiendas cómo funciona el posicionamiento SEO, antes tengo que explicarte cómo trabaja Google. Así entenderás por qué se trabajan ciertos parámetros y no otros.

El objetivo principal que tiene Google es ofrecer la mejor respuesta posible a las preguntas de sus usuarios. Él siempre quiere lo mejor para nosotros y se preocupa porque los resultados ofrecidos sean de calidad.

Y para ello hace lo siguiente:

  • No para de rastrear.

Google está constantemente rastreando sitios web para ver si hay algo nuevo y enterarse de todo lo que tienen.

  • Indexa información.

Todo el contenido que encuentra, lo indexa en sus servidores para poder acceder a él más fácilmente y tenerlo localizado.

  • Crea su propio índice de información.

A partir de términos y palabras clave que identifiquen a esos contenidos, crea una biblioteca con todos ellos. Así cuando un usuario realiza una búsqueda, Google solo tiene que venir aquí, ver qué tiene guardado en relación a sus intereses y mostrar resultados.

  • La ordena según su valor.

Los resultados no los muestra ordenados al azar, sino que los ordena en función al valor y calidad de los mismos. Recuerda que su objetivo es ofrecer la mejor respuesta. Además de otros indicadores de calidad como la autoridad, el tráfico que recibe, las señales sociales, las señales SEO, etc.

  • Muestra resultados útiles.

Y por último, ofrece la información que ha considerado como más relevante en los primeros puestos y el resto a continuación. Así se asegura de que el usuario recibe información de primera.

El SEO lo que consigue es que Google reconozca el valor, calidad y utilidad de tus contenidos para que cuando esté ordenando la información, los coloque en puestos visibles.

Sin embargo, no sé si sabrás que hay dos tipos de SEO: on page y off page.

●      SEO on page: Abarca todas las acciones que puedes realizar en tu propio sitio web y no dependen de terceros.

●      SEO off page: Comprende todas acciones que se realizan fuera de tu sitio web y sí depende de terceros.

Para conseguir resultados deberás trabajar los dos. Más adelante te diré cómo hacerlo.

¿Cómo saber mi posicionamiento web en Google?

Lo cierto es que hay bastantes herramientas, y métodos que puedes usar para conocer el SEO de una página web. Las hay de pago y gratuitas, más sencillas y complicadas. Pero todas te dan buena información.

Hoy te voy a enseñar dos de las que son gratuitas y sencillas: la navegación privada y Search Console.

  • Navegación privada.

Se trata de un método muy simple. Solo tienes que abrir una ventana privada o de incógnito en tu navegador, ir a Google e introducir el término de búsqueda por el que te quieres posicionar.

Al pulsar intro, te aparecerá el listado de resultados. Busca el tuyo. La posición que ocupes es la que Google te ha dado según sus criterios de clasificación. Ese es tu posicionamiento.

Puedes repetirlo para todos los términos de búsqueda que te interesen y a partir de ahí realizar acciones que te ayuden a subir puestos.

Aunque aquí tenemos un pequeño problema. Si el término de búsqueda es geo localizado, por ejemplo “zapatería cerca”, y tú estás usando Google desde Madrid, te aparecerán resultados cerca de ti. Para saber que posición ocupas ralamente para el lugar adecuado que quieras aparecer tendrás que utilizar herramientas más complejas, como por ejemplo SEMRush.

  • Search Console.

Si no paras de preguntarte “cómo puedo poner mi web en buscadores”, has encontrado la respuesta.

Esta herramienta, además de informar sobre el posicionamiento de tu sitio web, te ayuda a hacerlo visible para que Google pueda rastrearlo.

Una vez que pueda rastrear tus contenidos, podrá indexarlos y ofrecerlos en la lista de resultados.

Dentro de la herramienta encontrarás una opción que te permite saber la frecuencia con la que aparece tu web en los resultados de búsqueda de Google, la posición de tus diferentes contenidos y páginas y el porcentaje de clics, etre otras muchas cosas. Para verlo debes ir a la pestaña “rendimiento”.

Saber la situación de partida es algo básico para luego poder analizar si las acciones que has implementado han dado resultados, o no.

¿Cómo poner mi web en buscadores?

Ha llegado el momento de entrar al detalle. Te voy a explicar cómo poner tu web en buscadores. Y para ello voy a partir de dos conceptos anteriores: SEO on page y SEO off page.

Sin embargo, antes he de decirte que nada de lo que te voy a contar daría resultados si tu web no está a la vista de Google. Algo que puedes conseguir con Search Console.

Dicho esto, pasemos a ver los elementos que debes optimizar en cada caso.

SEO on page:

Aquí encontrarás parámetros que puedes controlar dentro de tu sitio web.

  • URL. Debe ser sencilla y contener la palabra clave del contenido al que dirige. No puede estar anidada. No debe sobrepasar los 115 caracteres. Debe ser amigable.
  • Título SEO. Debe contener la keyword al principio, si es posible, y no superar los 70 caracteres. Además, de ser claro y directo.
  • Meta descripción. Lo ideal es que genere curiosidad y que esté relacionada con el contenido en sí. Al redactarla no olvides añadir la palabra clave. Debe contener un CTA (Call to action). Debe tener entre 100 y 150 caracteres.
  • Palabras clave. Son aquellos términos por los que un usuario busca tu contenido en Google. Identifícalas y utilízalas en tu sitio web.
  • Enlaces internos. Cuida el modo en que enlazas contenido relacionados dentro de tu sitio web. Influye de forma directa en el posicionamiento SEO.
  • Imágenes. Si vas a usarlas, debes saber que necesitan llevar un texto alternativo y que para un correcto posicionamiento debe coincidir con la palabra clave. Cuida de que no sean demasiado pesadas. Por norma general no más de 100 kB.
  • Contenido único. Google penaliza el contenido duplicado y copiado y puntúa favorablemente el que es original y aporta valor al usuario. Trabaja en esta línea.
  • Velocidad de carga o WPO. Debes vigilar que sea óptima para que la navegabilidad sea ligera y cómoda para el usuario.
  • Sitemap.xml. Se trata de la arquitectura de un sitio web en formato xml.
  • Código. Para que los motores de búsqueda consideren tus contenidos, es esencial que tenga un código limpio, sin errores. El ratio text/html debe ser superior al 10%.

SEO off page:

Se refiere a acciones a realizar fuera de tu sitio web.

  • Link building. La cantidad y calidad de enlaces que apunten a tu sitio web es otro de los factores que puntúan de forma positiva en el SEO. Otorgan autoridad a tu sitio web y proceden de otras web o blog. (Si quieres saber más sobre Link Building, por aquí te dejo este post).
  • Presencia en redes sociales. Desde este tipo de plataformas puedes compartir contenidos de valor con tus usuarios. Eso te ayudará a generar tráfico y, por consiguiente, a mejorar tu posicionamiento.
  • Experiencia del usuario. Cuanto mejor sea la experiencia que tenga un visitante en tu sitio web, más tiempo pasará en él. Y esto es otro factor que valora Google favorablemente.

Una vez que seas consciente del significado del SEO y de todos los factores que entran en juego para conseguir un buen posicionamiento, te puedes hacer una idea del trabajo que hay detrás.

Cuando no se tienen conocimientos avanzados ni experiencia, lo mejor es contar con un profesional de la materia. ¿Quieres saber qué hace un SEO?

¿Qué hace un SEO?

Un consultor SEO es el profesional que se encarga de trabajar todos los puntos anteriores en profundidad para que un sitio web aparezca en Google bien rankeado, es decir, bien posicionado.

En una empresa resulta una figura indispensable, al igual que un departamento de ventas, financiero o uno administrativo. Su papel consiste en darle visibilidad al negocio. Y recuerda que, si tus clientes no pueden verte, tampoco podrán comprarte. A continuación, te explico de forma más detallada qué hace un SEO.

Realizar estudios de palabras clave o Keywords Research

Identificar las palabras clave a usar en la estrategia SEO de una empresa es la pieza clave que pone en marcha todo el proceso. Sin ello, sería imposible comenzar a ganar visibilidad.

Seleccionar aquellas que más interesan al negocio y que a su vez coincidan con las que más utilizan sus posibles clientes potenciales, es una tarea compleja. Es necesario saber utilizar diferentes herramientas y entender los datos que arrojan.

Poner a punto la arquitectura de la información o IA de la web

Cuando hablamos de arquitectura web o IA nos referimos a la forma en que se organizan sus contenidos y páginas, es decir, su información. Un SEO se encarga de que esté correctamente ordenada para que el usuario pueda navegar fácilmente por ella.

Aquí entra en juego, entre otras cosas, el correcto entramado y uso de los enlaces internos, punto que hemos tratado más arriba.

Optimizar contenidos

El contenido es el rey. Seguro que has escuchado esta frase. Y lo es porque juega un papel muy relevante en el posicionamiento SEO. Para que cumpla su función deben ser de calidad y cuidar ciertos parámetros del SEO on page.

Un profesional de la materia debe coordinarse con redactores para transmitirle los principios básicos a respetar, así como optimizar contenidos ya publicados para que Google los pueda puntuar mejor.

Dicho de una forma más simple, sin contenidos no hay SEO.

Generar enlaces

Si entendiste el significado de posicionar, podrías pensar que, a mayor posicionamiento, mayor autoridad, tanto para tu web como para tu empresa. Así es. Y uno de los aspectos que más reputación crea es la generación de enlaces.

Piénsalo. Aparecer en otras webs, y más si son referentes en el sector, te colocará en la mente de los usuarios como una marca bien posicionada. Y Google pensará exactamente igual.

Analizar métricas y el tráfico recibido

Un SEO sabe interpretar las métricas que recibe y analizar los resultados del trabajo realizado. De esta forma podrá saber si las acciones llevadas a cabo dieron resultado y se podrán proponer mejoras para seguir subiendo puestos en el ranking de los motores de búsqueda y alcanzar mayor visibilidad.

Frecuencia de rastreo

A esto se le suele llamar crawler budget o presupuesto de rastreo. No es otra cosa que el tiempo y los recursos que asigna Google a cada web.

El bot de Google o, mejor dicho, los bots de Google, rastrean millones de webs al día. Tu web, como todas las webs tiene asignada un presupuesto de rastreo diario: 300 páginas por día, 3.000, 3 millones. Todo de dependerá de muchos factores, entre los cuales se encuentran:

  • Número de URLs rastreables de una web
  • Velocidad de descarga media de la web
  • Kilobytes medios de página de la web
  • Accesibilidad de rastreo de la web

Es muy importante que tu web tenga un buen presupuesto de rastreo, ya que una web a la que el bot visita poco, es una web que Google tiene en baja estima…

WPO

La WPO o web performance optimization es la técnica que se usa para mejorar la velocidad de carga de una web, tanto para los usuarios como para los buscadores.

Google está muy pero que muy concienciado en que los usuarios tienen prisa, mucha prisa. Hoy día nadie espera más de 3 segundos a que una web se cargue, y si accede desde dispositivo móvil ya ni te cuento.

Al entenderlo así, Google a determinado que la velocidad de carga web debe ser un factor muy relevante, por lo tanto, puntúa muy positivamente a las webs que cargan rápido y penaliza a las que cargan lentos.

Algunos de los consejos que puedo darte para que tu web cargue rápido son los siguientes:

  • Contrata un buen servidor. Tienes que tener muy en cuenta conceptos como disco duro SSD, ancho de banda o RAM.
  • Como hemos comentado antes, las imágenes no pueden pesar demasiado.
  • Cuidado con los vídeos. Asegúrate de que los embebes de plataformas como Youtube, o en su defecto deberás tener un servidor muy potente.
  • Activa y configura la memoria caché.
  • Activa y configura la compresión Gzip.
  • Minifica el código CSS y JS.

Si quieres saber más sobre la velocidad de carga web o la WPO aquí te dejo un artículo.

Auditoría SEO

No hemos llegado hasta aquí sólo para hacer un gran trabajo y después tirarlo a la basura.

El SEO debe ser algo constante, que nunca termina. Ya sé, puede que estés pensado: “vaya, pensaba que una vez que optimizara mi web ya no tendría que hacer nada más”.

Pero, dime algo, ¿crees que tus competidores se quedarán de brazos cruzados?

¡Claro que no!

Ellos seguirán optimizando, mejorando para que su visibilidad sea aún mejor y más alta.

No solo eso. Piensa que, con el tiempo, son muchas manos las que tocan una web. Las webs no son estáticas, son dinámicas. Se generan nuevos contendios, se incluyen nuevos códigos, nuevos plugins, etc.

Si quieres que tu web no sólo siga apareciendo en altas posiciones si no que mejore aún más tienes que mantener y mejorar el SEO de esta. Y para eso están las auditorías SEO.

Aquí hay que aclarar algo. Existen varios tipos de auditorías.

  • Auditorías técnicas: son aquellas que se centran en los aspectos técnicos de la web. WPO, meta etiquetas, código, rastreo, etc.
  • Auditorías estratégicas: son aquellas que se centran en aspectos estratégicos. Mercado, tipologías de palabras clave, agresividad, etc.
  • Auditorías contextuales: son aquellas que se centran en aspectos contextuales de la web. Contenidos, IA, LSI (Indexación semántica latente, etc.

Con nuestros clientes solemos hacer auditorías bimensuales. Con ello conseguimos controlar la situación de la web y mejorar constantemente el posicionamiento SEO de ellas.

Herramientas para una Auditoría SEO

Esto es como todo, puedes hacer las cosas mal, bien y regular.

Puedes hacer una auditoría SEO mal, es decir con pocos conocimientos y manualmente.

Puedes hacer una auditoría SEO regular, con conocimientos medios y algunas herramientas.

O, puedes hacer una auditoría SEO bien y de forma profesional. Con conocimientos sólidos y un conjunto de herramientas eficaces.

Pongamos el caso de que queramos hacer una auditoría global, es decir, una auditoría técnica, estratégica y contextual. ¿Qué herramientas necesitaríamos?

Te voy a poner un listado:

  • SEMRush
  • Screaming Frog
  • NetPeak Spider
  • Ahref
  • Sistrix
  • Traffic Travis
  • Search Console
  • Google Analytics
  • Microsoft Excel
  • Microsoft Word
  • Planificador de palabras clave de Google Adwords
  • Majestic SEO
  • Moz
  • Y mucho, mucho cariño

Parecen muchas ¿no?

En realidad, lo son, pero si quieres hacer una auditoría bien hecha y de forma profesional, créeme que te harán falta.

¿Te ha servido esta guía?

Si te ha quedado claro que el SEO es indispensable para tu empresa y que tienes que trabajar una serie de parámetros para posicionarte en los motores de búsqueda, podemos decir que sí, que te ha servido.

Pero ahora viene la segunda parte, ¡tomar acción y poner en práctica la teoría!

Para ello, puedes asignarle esta tarea a algún miembro de tu equipo, o contratar un consultor SEO y delegarlo por completo a manos de un experto.

Al fin y al cabo, un especialista conoce mejor que nadie lo que ocurre en su campo de trabajo.

¿Vas a empezar a optimizar el SEO de tu sitio web?

¡Espero que sí!