Aquí es muy fácil cometer errores. Así que examinar con detenimiento cómo están estructuradas las URLs y realizar cambios, será una de las tareas como consultor SEO que más atención requiera. Las URLs deberán ser concisas, contener adecuadamente guiones y barras, evitando caracteres especiales, incluir subcarpetas, evitar duplicidades y en el caso de ecommerce, eliminar parámetros engorrosos que dan lugar a URLs poco amigables.